Entradas

Pequeños gigantes

Observando a Bello y Medellín desde el cerro Quitasol